«La subida del precio de la luz», así titulábamos la noticia anterior en referencia a los precios de escándalo que alcanzaba la energía en el mes de enero. Sin embargo, ya a finales de mes y en febrero nos desayunábamos con ciertos titulares de prensa: «El precio de la luz se derrumba y es casi gratis». Dios mío, ¡casi gratis! A este paso nos van a tener que pagar por poner la lavadora. Y ayer mismo aparecían las declaraciones del Director General del ramo asegurando que el precio de la energía a largo plazo en España está ya entre los más competitivos de Europa. Lo de gratis vamos a olvidarlo pero igual es que no estamos tan mal.

¿Que ha ocurrido en realidad? Pues que los fuertes vientos de esos días hicieron descender el precio medio de la electricidad hasta 1,42 euros el megavatio/hora frente al pico de 94,99 € alcanzado durante el temporal Filomena, y la energía eólica es de las más baratas dentro del mix de electricidad. Pero el viento duró lo que duran dos peces de hielo… Amparándose en esas noticias la ministra correspondiente defendió que la tendencia de los precios en febrero será a la baja con un descenso del 37% frente a la cota del mes pasado.

Bueno, no decimos ni que sí ni que no… Desde luego, casi cien euros el megavatio/hora era insostenible y tenía que bajar de cualquier manera. Y un 37% respecto a 94,99 € tampoco es para tirar cohetes. Pero es que con esto, como con tantas cosas, los políticos y hasta la prensa nos marean con cifras que no explican o que no ponen en contexto y hasta podemos llegar a creernos que la luz nos va a salir «casi gratis».