Estos días estamos escuchando pocas o ninguna iniciativa de ayuda a los autónomos y empresarios en este país. Lo que más llama la atención es que, además de pocas, las medidas no son efectivas y realmente son un “Juego de Trileros”. 

  • Préstamos sin casi interés con seguros abusivos por parte de los bancos, sólo agrandarán la bola de nieve para muchos. 

 

  • Ofertas engañosas de las compañías eléctricas con encabezados: “Descuentos del 30% Covid19”. Si las analizamos, es una simple ampliación el precio medio un 40% para luego bajarlo. Son peores que los precios que seguramente se conseguirán si tienes un buen asesor. 

 

  • Iniciativas para reducir los costes fijos de las empresas con tarifas 3.0A o superior. Se puede solicitar una bajada de potencia ahora y una subida después cuando vuelvan a la producción. Muy bonito sobre el papel. Pero saben que la mayoría de empresas no lo harán y ellos lo saben. ¿Por qué? Su propuesta Solidaria consiste en la posibilidad de bajar la potencia contratada para adaptarla a la situación. Pero, saben los empresarios que no dispongan de analizador de red, que informa del consumo real cuando no hay  producción, que no es cero puesto que hay varios elementos tales como luces de emergencias, servidores, letreros, maquinas en estado de hibernación, etc.  

 

Por otro lado está la subida precipitada cuando levanten el confinamiento. ¿Cómo pueden afectar las penalizaciones por exceso de potencia? Como asesoría analizamos ésta iniciativa del gobierno resultando no ser del todo fiable.  

Si el Gobierno y las grandes Distribuidoras Energéticas nacionales quisieran ayudar de verdad en los costes fijos a las empresas que han reducido su producción, cobrarían el maxímetro real de consumo y eliminarían el cobro mínimo del 85% obligatorio de la potencia contratada en el caso de no ser utilizada.  

De esta manera una empresa media 3.0A con una contratación en los 3 periodos de 100kw tiene más o menos 500€ mes de fijo y con una demanda de solamente 4kw por el parón del Covid19 ahora pagaría 85kw alrededor de 425€ y debería de pagar lo que consume únicamente 4kw lo que serían unos 20€. Evidentemente esto no interesa. 

Lo que no dicen es, con la iniciativa que ellos proponen, que solicitar por parte de las propias empresas su potencia mínima conlleva unos tiempos de demora, tanto de bajada como de subida. Con miles o millones de solicitudes de golpe las gestiones serán más largos de lo previsto. Por eso la mayoría de empresas optaremos por no hacer nada y someternos a pagar el fijo mínimo del 85%, dado que una penalización fuerte puede hundirnos aún más. 

Si en el tramo de facturación de un mes, una vez bajada la potencia, se detecta un sólo día de potencia alta una vez se incorporen al trabajo, la empresa estará todo el mes pagando unas penalizaciones. En el caso de 100kw a 250kw de unos1.250€ por intentar ahorrarnos 450€ y más que una ayuda se convertirá en una condena.  

Si las distribuidoras fueran verdaderamente solidarias cobrarían lo que estás consumiendo, datos a los cuales tienen total acceso, sin necesidad de que los empresarios soliciten ningún ajuste. Pero saben que dejarían de embolsarse millones y eso no entra dentro de sus planes. Supuestamente… 

 David Tena